Oil paintings&Drawings

La miseria de no poder comparar.

Me había apoyado en las descripciones y obras de varios pintores que me habían precedido y que se consideraban «acertados», por lo que había podido transformar mi conciencia y cambiar mis cuadros de diversas maneras sin vacilar, y había podido hacerlo mediante conversaciones con personas que habían fallecido y que cada vez podían simpatizar conmigo.
Sin embargo, ya me había adentrado en el bosque. Había estado dudando durante los últimos días. Una situación en la que no podía pintar, un estado de ánimo en el que no sabía qué haría aunque pintara. Y entonces dejé de hacerlo. Pero hoy me he enterado y me ha parecido natural. A partir de este momento, ya no hay bueno ni malo. Es un trabajo que ni siquiera se puede juzgar si está dibujado de forma desordenada. Es imposible que la gente entienda ese trabajo. Ni siquiera yo puedo decir que soy así. Cuando pienso en ello, todo el mundo sigue siendo increíble. Si me imagino que esto seguirá así durante mucho tiempo, no puedo evitar sentirme mentalmente mal a la primera de cambio. No hay forma de pensar en el mañana. No hay forma de compararlo con nada. Sólo existe la naturaleza.

← Previous post

Next post →